Feeds:
Posts
Comments

Posts Tagged ‘Angel Fumagali’

Over 50 percent of New York City’s immigrants are women.

Despite the vulnerabilities and barriers they face, young women immigrants are making important contributions to New York City’s society and economy every day.

Thanks so much New Women New Yorkers – NWNY​, Arielle Kandel​ and Jahaida Hernandez Jesurum for the interview on your blog! An amazing Organization that we need to support!

http://www.nywomenimmigrants.org/meet-anabella-lenzu-dancer-teacher-writer-mother-immigrant/

image41-225x300

Read Full Post »

 Image

Veinte años ya pasaron desde que L’Atelier Centro Creativo de Danza abrió sus puertas.

L’Atelier nació de la necesidad de crear en Bahía Blanca, un lugar donde conjugar la danza y la creatividad. El objetivo es brindar un espacio para enseñar la danza como disciplina y expresión de arte, apuntando al desarrollo perceptivo, físico, estético y creador de la persona; donde se integra la cabeza con el corazón y donde el cuerpo (envase del alma) sea el medio expresivo del ser.

Fundar L’Atelier es un orgullo para mí. Es mi granito de arena en la comunidad bahiense y en Argentina.

Me otorgó muchos años de alegría y regocijo, ya que me formé en L’ Atelier de la mano de mis alumnos. ¡Tenia 18 años y muchas ganas de bailarme la vida!

De 1994 al 2000 dirigí la institución, hasta que en 1999 decidí perfeccionar mis estudios en coreografía y viajar a Nueva York. Mi viaje no tuvo retorno. Mi sed de conocimiento me alejó de este nido.

Mirar hacia atrás y recordar tantos intensos momentos y amigos hace que mi corazón se llene de nostalgia y alegría. 

Las eternas clases con mi siempre fiel colaboradora Soledad Gutiérrez (siempre sabíamos cuando comenzábamos a ensayar, pero nunca a qué hora terminábamos), los divertidos ensayos con mi hermana Pamela Lenzu, Noelia Massarella y Anibal Vitale, nuestros dos viajes a Chile como embajadores artísticos, la creación en 2003 de L’Atelier Ballet Contemporáneo junto a Pamela y a Araceli Pérez, las creativas colaboraciones con Nando y los Chicos, Maryta Berenguer, Juancho, el grupo Vocal Acento, Carmelo Fioriti, Patricia Galassi y Luis Cicive, entre otros.

Crear lugares de encuentro, de contención, de inspiración no es nada fácil, pero necesario. Y más en un país como Argentina, donde todo fluctúa constantemente.

   No es fácil, pero necesario crear un ambiente:

   – Donde todos se sientan incluidos, escuchados y respetados.

   – Donde la institución progrese día a día, escuchando las necesidades de la gente.

   – Donde se crezca día a día humana y profesionalmente.

   – Donde se reflejen y atiendan las necesidades de maestros y alumnos.

   – Donde se desarrolle y estimule un público para la danza.

   – Donde se ayude solidariamente a la comunidad, e instituciones de bien público, organizando espectáculos a beneficio de instituciones públicas, hospitales, escuelas y comedores escolares.

   – Donde se ofrezca asesoramiento y orientación para otras escuelas de danza regionales, provinciales y nacionales.

   – Donde se brinden cursos de perfeccionamiento a bajo costo y abiertos a todo público.

   – Donde se cultive la autodisciplina, el trabajo, la dedicación y el respeto a uno mismo y al prójimo.

   – Donde se propicie la alegría de crecer, se estimule la autoconfianza y el autoestima.

   – Donde se enseñe la sensibilidad por el arte.

Además de enseñar danza en L’Atelier, y como nuestra filosofía de trabajo fue formativa, organicé charlas con médicos nutricionistas y kinesiólogos, quienes generosamente donaron su trabajo para educar sobre la prevención de enfermedades y lesiones.

Cuando abrí L’ Atelier en 1994, de un año para el otro pasé de tener 5 estudiantes a 60 y para el tercer año, 120. ¡Fue una explosión! Al principio yo era mi única empleada: dictaba cinco clases diarias, me encargaba de la oficina, prensa, marketing, administración y hasta la limpieza.

También inicié una pequeña compañía de danza infanto juvenil, que participaba en espectáculos musicales infantiles y bailaba regularmente para programas televisivos. Era muy joven y con mucho entusiasmo.

En 1997 y 1998 fuimos invitados a bailar y dictar seminarios para toda la comunidad en Chile. El municipio de Ovalle produjo dichas giras. Impactamos fuertemente a nuestra audiencia, que al finalizar nuestros espectáculos esperaban a nuestras bailarinas con rosas rojas y cartitas de amor.

En mi ciudad, Bahía Blanca, nuestro impacto fue también extraordinario, ya que además de impartir clases de danza, también ofrecíamos materias complementarias como Francés, Historia de la Danza y Ballet, Maquillaje, Metodología de la Enseñanza y Repertorio. Los alumnos obtenian, luego de varios años de educación, un certificado como profesor de Danza Clásicas. Estabamos inscriptos como escuela privada. La formación que ofreciamos era completa. Hoy por hoy solo ofrecemos certificados como bailarín/ intérprete.

 Entre los importantes profesores que conto L’Atelier, cabe destacar el aporte de Angel Fumagali, crítico, historiador, profesor y archivista del Teatro Colón.

Fue un honor haber creado L’Atelier y qué orgullo que mi hermana Pamela lo hiciera suyo

y abrazara mi sueño de seguir cuidando y engrandeciéndolo!

Read Full Post »